Buscar este blog

17 de abril de 2010

Bajos instintos

¡Bajos Instintos! En el profundo oscuro de tu mirar, puedo descubrir lo que quieres de mi en verdad, paralizas el tiempo y al mismo momento lo dejas correr, mas dejar de pensar en mí no lo puedes hacer, por que no lo puedo entender, con tus ojos puedes desnudar mi corazón, tus manos siento en mi pecho tocar, si ves bien dentro de él, sabrás que en el siempre estarás… Siento tus suaves manos por mi cuerpo recorrer, al tiempo que siento tu calor como una enorme entrega de placer, no nos podemos detener… pues el corazón nos dicta que lo empezado tiene que proceder, tu cuerpo descansa sobre mi, después de una entrega por amor, sobre mi espalda siento tu respiración agitada de la entrega que se dio, Mis labios son tu fuente de amor, suaves labios anhelas tocar, con los tuyos suaves como miel, que son un irresistible fuente de placer, tus ojos, tus manos, tus labios, y tus dulces pensamientos, ellos en conjunto fueron los que me atrajeron como pensar que esto tendrá final, el amor aquí entre los dos es uno hasta la eternidad, tu me quieres yo te quiero, bajos instintos de dos, ¡no, nunca se vayan! avivan la llama de nuestro amor.

La dulce miel del amor

Era como aventurarme en el desierto; deslizando mis manos sobre las dunas, sintiendo el sofocante calor, de ellas y acariciando la ardiente arena; ¡Fue así!... Aún lo recuerdo. Me envolví en una palabra; aquella que envuelve a todo el mundo... en esa, que cambia el temor por confianza; que disminuye palabras, para aumentar besos o que invita a la noche, a ser su cómplice... él, deja de ser; para ser la... la dulce miel de la pasión.

1 de abril de 2010

Mi vida se pierde en tu cuerpo - Ana Isabel García Medina

En tus manos cuelga mi fantasía, donde tu sonrisa es invitación a un viaje libido donde deposito la ilusión de tu cuerpo entrelazado a mi alma en la cama de la perdición. ¡Que se detenga el tiempo! que no hay segundos para pensar... La ropa desaparece y quedas vulnerable ante mi, ante mi deseo extasiado por dominar tus caderas enardecidas; de tus glúteos apoderarme con mis manos y guiarte al infinito de mi ser; toma con tu boca mi piel, tierna flor de primavera, que quiero vencer al tiempo, a la disputa del amor y lo correcto, que sólo hay una vida y la mía se pierde en tu cuerpo. Amo esta imagen.

Masajes....

Los necesito seriamente ...

Facebook

Hago un apartado, para los que quieren agregarme en facebook ... http://www.facebook.com/profile.php?id=100000579687598#!/?ref=logo

29 de marzo de 2010

Anoche soñé contigo - La soñadora

Anoche soñé contigo, pude palparte y sentir tu esencia impregnado en mi piel. Soñé que te tomaba en mis brazos, que lentamente te besaba mientras mis manos recorrían tu cuerpo como el agua de un rió que no deja ninguna parte seca. Tus manos temblorosas se entrelazaban con las mías y me hacían sentir que llegaba al cielo. Coloqué mi mis manos sobre tu pecho y pude oír como latía tu corazón y en mis oídos tu respirar se agitaba como las olas de un mar bravío. Anoche... soñé contigo y en mis sueños te hice el amor. Te fui deshojando como el viento a aquella rosa de mi jardín, un tibio rocío se posaba sobre tu piel. Tu boca me decía basta pero tu cuerpo se me entregaba como el sol a la tierra que tiene frío. Fue entonces cuando realmente toque a la felicidad, fuiste mío esa noche te abracé suavemente como si tuviera entre mis manos a una bella mariposa. Sentí frío pero tú me diste calor necesario para no sentirme tan vacía. Me fundí en tus labios y tu cuerpo se convirtió en el fruto mas codiciado para mis manos. Desperté llorando al saber que eras ajeno para mí; pero soy feliz al saber que cada noche vendrás junto a mí a realizar nuevamente este sueño. Espero que algún día leas este mensaje no en cartas si no lo veas en mis ojos. Sueño con despertar a tu lado y ya no decir anoche ¡soñé contigo! Para ti Juan que lo fuiste todo para mí… Te amo y nunca te olvidaré, adiós.
Juan: ¿No queda ninguna esperanza? ¿Ya no se volverá a despertar tu amor? Se muy bien que me amaste, aunque no se que me da esa certeza. ¡Esperare, aunque el tiempo me resulte largo; esperare; esperare hasta que te canses de amar a otras mujeres; y, cuando tu amor por mi surja de la tumba, yo volveré a amarte como siempre, te daré las gracias como siempre, como antes, Juan, como antes!. ¿Va contra mi esta despiadada frialdad? ¿Es esta tu autentica naturaleza? ¿Fueron tu amor y tu rico corazón solo mentira y falsedad? ¡Vuelve a ser tu! Aguanta mi amor y perdoname si aun sigo amándote. ¡Ya se que mi amor es un peso para ti, pero llegara el momento en que volverás a tu Cordelia! ¡Escucha estas palabras suplicantes! Tu Cordelia,tu Cordelia. Tu Cordelia. "Diario de un seductor" Soeren Kierkegaard
Juan: Había un hombre muy rico, que poseía rebaños de ovejas y de ganado, y había una pobre muchachita, que poseía solo un corderito que comía en su mano y bebía en su taza. Tu eres ese rico, rico de todos los tesoros de la tierra; y yo la pobre jovencita, rica solo de mi amor. Tu me lo quitaste, gozaste de el; y, cuando te dio la gana, sacrificaste ese poco que yo poseía, pero no supiste sacrificar nada de lo tuyo. Había un hombre rico, que poseía rebaños de ovejas y de ganado, y había una pobre muchachita, que no poseía mas que su amor. Tu Cordelia "Diario de un seductor" Soeren Kierkegaard
Juan: No te llamo mío, porque entiendo que tú nunca lo has sido, y, si un día me ilusione con este pensamiento, ahora he sido cruelmente castigada. A pesar de todo te llamo mio: mi seductor, mi embaucador, mi enemigo, mi asesino, origen de mi desventura, tumba de mi dicha, abismo de mi desdicha. Te llamo mio y me digo tuya, y si estas palabras un tiempo halagaban tu orgullo postrado en adoración ante mi, suenan hoy como una maldición contra ti, una maldición por toda la eternidad. !No te regocijes con el pensamiento de que yo tenga la intención de perseguirte o de armar mi mano con un puñal, y así merecer tu escarnio! Donde quiera que que vayas, seguiré siendo tuya. Vete a los confines del mundo, seguiré siendo tuya. Aunque ames a mil mujeres, seguiré siendo tuya. Las mismas palabras que utilizo contra ti te demuestran que soy tuya. Tu te has atrevido a engañar a una criatura hasta el extremo de que eras todo para ella, hasta el extremo de que no habría deseado otra alegría distinta a ser tu esclava. Yo soy tuya, tuya, tuya, tu maldición. "Diario de un seductor" Soeren Kierkegaard

19 de marzo de 2010

Sabes a Edén

Estoy en tu cintura me poso en tu vientre te voy marcando delineadamente como geografía; no te pierdo sigo en el tacto vuelvo a ser tu escritor. Ahora escribo cabaña en tu abdomen bañándome de tu ombligo que es Paraíso mientras asalto tus costas. Mi lengua escala en ti evapora tus senos pero ardes en piel y sabes a Edén.